La alimentación en el embarazo

El embarazo es una etapa muy especial en la vida de la mujer. Es un momento de muchas emociones y muchos cambios, tanto físicos como mentales, y CUIDARSE tiene un doble significado:

Tener una buena SALUD durante el embarazo, parto y post parto, y que la Salud del bebé se programe lo mejor posible.

Durante la gestación el embrión se nutre a través del cordón umbilical que le une a la madre y por el cual intercambian nutrientes (agua, minerales, aminoácidos, glucosa, ácidos grasos…) y sustancias. Por eso, el estado fisiológico y nutricional de la madre, así como los factores ambientales a los que se expone (tóxicos, infecciones, tabaquismo, estrés..). repercuten en la salud del bebé, a corto y medio plazo, como alergias, enfermedades autoinmunes, cardiovasculares….Lo que se llama programación intrauterina en el desarrollo del feto.

Es cierto que la mujer sufre todo tipo de síntomas propios del embarazo como nauseas, vómitos, insomnio, calambres, cansancio, acidez, gases, estreñimiento, diarrea…que pueden repercutir en el estado de salud general, y es de vital importancia asegurar todos los nutrientes y cubrir todas las necesidades nutricionales tanto de la mujer como del feto.

RECOMENDACIONES EN EL EMBARAZO
NUTRIENTES ESENCIALES

La alimentación de una mujer embarazada no dista mucho del resto de la población general, al fin y al cabo, es importante llevar una alimentación saludable en todas las etapas de nuestra vida. Pero si que hay ciertos aspectos a tener en cuenta:
– Suplementación como ácido fólico, yodo o vitamina B12 (estas dos últimas en casos concretos)
– Nutrientes importantes y en qué alimentos los encontramos: como hierro, magnesio, calcio, 
– Alimentos que NO se pueden tomar: pescados o carnes crudas, alcohol, lácteos sin pasteurizar, algas, infusiones…
– Seguridad e higiene alimentaria – Pautas necesarias en situaciones concretas: diabetes gestacional, preeclampsia…

Además, también habrá que tener en cuenta que habrá una subida de peso normal, debido al aumento del feto, aumento del tamaño del útero, líquido amniótico, la placenta….pero sería importante ver en el caso de cada mujer, que ese incremento es normal.

Si estás embarazada o estás pensando en quedarte embarazada, es buen momento para aprender buenos hábitos alimentarios que puedan cubrir las necesidades en esta etapa  y así también poder dar un buen ejemplo de alimentación saludable a tu futuro hijo o hija.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *